¿Qué debemos saber de la post venta de una vivienda? – Building Clerk

¿Qué debemos saber de la post venta de una vivienda?

La adquisición de una propiedad es sin duda, una de las inversiones más importante para las personas. Por esta razón, es que la post venta del inmueble cobra relevancia, por lo que para esto existe una serie de normas que protegen los derechos de los consumidores en el mercado inmobiliario, entre ellas, la Ley 20.016, que en su última actualización del 6 de mayo de 2005, modifica ciertas normas en la Ley General de Urbanismo y Construcciones.

¿Cómo estas normas protegen al propietario de una vivienda nueva?
Tal como indica la ley, «En el caso de que la construcción no sea transferida, esta responsabilidad recaerá en el propietario del inmueble respecto de terceros que sufran daños o perjuicios como consecuencia de las fallas o defectos de aquélla.» Así, serían las inmobiliarias, en su rol de propietario primer vendedor, las responsables de responder por todos los daños y perjuicios producto de la existencia de fallas en ellas.

Hay plazos determinados en esta misma ley, consideradas como garantías de construcción, las que se clasifican de acuerdo a las características de ellas:

1. En el plazo de diez años, en el caso de fallas o defectos que afecten a la estructura soportante del inmueble. Este plazo es considerado desde la fecha en que la Dirección de Obras Municipales hace la recepción definitiva de obras del inmueble. Fallas características de esta índole son las que afectan las techumbres, pilares, muros estructurales, cimientos, entre otros.

2. En el plazo de cinco años, cuando se trate de fallas o defectos de los elementos constructivos o de las instalaciones. Este plazo, al igual que el anterior, es considerado desde la fecha en que la Dirección de Obras Municipales hace la recepción definitiva de obras del inmueble. Fallas características de esta índole son desperfectos en ventanas, pisos, instalaciones de gas y sanitarias, entre otras.

3. En el plazo de tres años, si hubiesen fallas o defectos que afecten a elementos de terminaciones o de acabado de las obras. Este plazo es considerado desde la fecha de la inscripción del inmueble a nombre del comprador en el Conservador de Bienes Raíces respectivo. Fallas características de esta índole son problemas en pinturas, muebles, revestimientos de porcelanato y/o cerámica, papel mural, quincallería, entre otras.

Al momento de solicitar una posventa por una vivienda adquirida, se hace indispensable leer el Manual de Uso de la Propiedad que las inmobiliarias generalmente entregan al momento de efectuarse la adquisicón final de la propiedad, como así también entender que estas garantías indicadas por la ley, excluye todos los desperfectos asociados al desgaste natural, mala manipulación o falta de mantención de la propiedad.

Recent Posts